Sistema penitenciario requiere profunda reestructuración, señala el presidente Hernández

Tegucigalpa, 1 de septiembre. Hacer efectivo el apoyo económico de la Maccih para la reestructuración de la Policía Nacional y del Sistema Penitenciario, y monitorear a los oficiales cesanteados y depurados, solicitó hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

 

"En la lucha que estamos haciendo en el Gobierno, solicito a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) para que se materialice el apoyo económico ofrecido para impulsar el proceso de reestructuración policial y del Sistema Penitenciario Nacional", dijo el mandatario.

Se requiere monitorear a los oficiales de la Policía Nacional que han salido de la institución, ya sea por reestructuración o depuración, agregó Hernández, en el marco de la celebración del primer aniversario de la Dirección Policial de Investigación (DPI).

"Hay que tomar decisiones en el corto plazo y revisar el sistema penitenciario nacional, el cual requiere una profunda reestructuración, ya que no es justo que estén en el campo (trabajando) policías, investigadores y demás operadores de justicia y que desde los centros penales se estén girando instrucciones" para cometer delitos, apuntó.

Asimismo, señaló que no es posible que desde las cárceles salgan personas que, lejos de venir reorientadas a una vida de respeto al prójimo, "vengan criminales más sofisticados y más desalmados".

En ese sentido, dijo que se abre el espacio de análisis o cualquier opinión bien estructurada para la reestructuración del Sistema Penitenciario Nacional en el corto y mediano plazo.

"Vamos a dejar sentado un criterio personal: creo en los derechos humanos, en la dignidad de cada persona, pero quiero ser enfático en que las victimas en Honduras y en cualquier parte del mundo también tienen derechos humanos", apuntó.

Ejemplificó que "cuando una persona es judicializada y está recluida y utiliza cualquier medio para seguir delinquiendo desde una cárcel no podemos permitir que siga teniendo una privación de libertad con la oportunidad de tener visitas, de agarrar un teléfono y que sea para delinquir".

"Ese privado de libertad debe estar absolutamente aislado y ese debate sé que va a generar mucha controversia. A veces hay países amigos que nos dicen deberían hacer esto o lo otro y cuando uno mira su sistema nos está recomendando lo contrario", refirió.

"En ese sentido, lo digo claramente en público, porque yo solo entiendo un lenguaje, que es el de la franqueza y la claridad, y creo que entre amigos así debemos de hablarnos", indicó.

Monitoreo a oficiales

El mandatario hondureño solicitó dar seguimiento a los oficiales de la Policía Nacional que han salido de la institución, ya sea por reestructuración o depuración.

"Tenemos que estar monitoreando permanentemente lo que están haciendo porque no sería tolerable hoy, ni mañana, ni nunca, que desde su condición de libertad estén atentando contra la ciudadanía", advirtió.

No se permitirá que lo avanzado al nadar a la mitad del río se regrese. "No hay vuelta atrás, vamos avanzando en el tema de seguridad", remarcó Hernández.