El presidente Juan Orlando Hernández lidera una ofensiva internacional con el objetivo de garantizar precios justos para los  alimentos, en especial el café, que a pesar de la gran demanda han sufrido una baja significativa a nivel mundial. 

 

Es por esta razón que el mandatario hondureño ha comenzado una cruzada con diferentes líderes de América y Europa  a fin de garantizar que las más de 100 mil familias hondureñas productoras de café logren precios justos para el grano.

En ese sentido el presidente ha ampliado conversaciones sobre este tema con sus homólogos de Colombia, Juan Manuel Santos; Perú, Ollanta Humala; México, Enrique Peña Nieto,  y el canciller de Costa Rica, Manuel Gonzáles, en el marco de su participación en la Cumbre sobre el Cambio Climático que se celebra en París.

Hernández también sostuvo una reunión privada con el expresidente de Francia Nicolas Sarkozy, quien cuando presidió el G-20 lanzó una campaña para combatir los precios injustos de alimentos a nivel mundial.

En este mismo contexto el mandatario hondureño también se reunió con el director de la Organización Internacional de Café (OIC), Roberio Oliveira Silva, a quien le solicitó hacer un estudio para conocer las causas por las que el precio del café ha bajado a pesar de la gran demanda internacional.

El gobernante hondureño también se refirió al tema en un encuentro organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde participó el presidente  de este organismo internacional,  Luis Alberto Moreno.

En este escenario Hernández hizo un llamado a los consumidores de Europa, Estados Unidos y los grandes mercados para que se enteren quien se queda con la mayor parte de la tajada y cuáles son los daños que producen, para que le exijan a quienes les vende el café, sean estas cadenas o cualquier otro restaurante, que la bebida debe ser producida con dignidad y que debe dársele al productor lo que realmente merece.

Alianza mundial

“¿Cuánto dinero será suficiente para que esta gente con cierta hipocresía frente al consumidor se sigue enriqueciendo perversamente sabiendo que le está haciendo daño a miles de productores del campo hondureño”, cuestionó el mandatario. 

Indicó que por tal razón iniciará  una cruzada que comenzará por Centroamérica, México y eventualmente en países africanos para que todos los productores de café a nivel mundial establezcan una gran alianza que garantice precios justos en la comercialización de alimentos.

“Juntos es donde tenemos la fuerza para volver más justo lo que es el precio de las materias primas y los alimentos, y particularmente para Honduras el tema del café”, expresó el presidente a la vez que explicó que el mayor argumento debe ser posicionar un mercado justo con beneficio para todos.

Explicó que cuando el expresidente Sarkozy lideraba el G-20 lanzó la idea de que se tenía que ser justo en la comercialización de los alimentos y materias primas y en ese sentido hay un argumento muy poderoso a favor de los productores y consumidores.

Preliminarmente esta situación responde a un tema meramente especulativo, ya sea porque no existen  contratos en físico o porque se está sobrevalorando la cosecha en Brasil a propósito, informó.

Asimismo, comunicó que los números que tiene la OIC reflejan que la demanda es mayor que la oferta, y “esto comprueba que la producción actual no logra satisfacer la demanda; entonces no hay razón para que los precios bajen”.

Una taza de café en una cafetería o un parque de París o Nueva York tiene costo que oscila entre los 3.50 o 4 dólares; sin embargo, lo que le llega al productor de café  hondureño son 2 centavos, y dichos  precios están por debajo de los costos de producción y puede generar una desmotivación en los productores a causa de la poca rentabilidad, detalló.

“Lo más grave es moralmente y éticamente, que quienes participan en la cadena de comercialización, los grandes compradores de Europa y otros lugares del mundo, son los que se quedan con la mayor parte de dinero y eso es tremendamente injusto”, manifestó.

El consumidor tiene derecho a conocer cómo se produce ese café, cómo se maneja el mercado y una vez que se conozca a donde se va la mayor parte de estas ganancias probablemente se haga un escándalo internacional.

“Los países productores debemos organizarnos, unirnos en un solo bloque y empezar a exigir un trato justo”, concluyó el mandatario hondureño.


MICROSITIO CUMBRE DEL SICA