Quiero hacer en esta oportunidad mensajes claros, definitivos, con respecto al tema policial.

 

Primero quiero reconocer que hemos encontrado en algunos oficiales y miembros de la Policía Nacional el deseo de recuperar una institución en términos de credibilidad y aplaudo ese compromiso.

Pero también tenemos que reconocer que el espacio que creamos, jurídico, para poder llevar a cabo la depuración y la certificación de la Policía Nacional no ha tenido el éxito que deseamos y creímos que iba a tener.

Por tanto, estoy pidiendo al Congreso Nacional, ahora de manera pública, que el debate de estas nuevas leyes que tienen que ver con la Policía tengamos la certeza que el mecanismo de depuración y certificación esté absolutamente blindado para que no ocurra lo que ha venido ocurriendo, de que el sistema judicial regresa a estas personas a la Policía Nacional.

Quiero hacer énfasis en un principio: Si alguien porta un uniforme, una placa, un arma, porque el Estado de Honduras le tiene tanta confianza como para cuidar los bienes y la vida de los hondureños, es una relación muy especial, no es la misma relación que una secretaria, que un auditor tiene con el Estado.

Por lo tanto, el simple hecho de tener un indicio para desconfiar de su capacidad, de su lealtad para con el Estado, debe ser suficiente para separarlo de la institución, y eso obviamente debe de quedar plasmado en la legislación.

Los instrumentos que se han creado para llevar a cabo la depuración y la posterior certificación, hablando en términos de la DIECP, es la conclusión del Poder Ejecutivo que no nos han funcionado como deberían de funcionar; por tanto, en esta nueva legislación tenemos que crear un ente con la suficiente fuerza y apoyo técnico que nos permita hacer esa depuración y posterior certificación.

De igual manera quiero referirme a lo que el día de hoy salió publicado en términos de un informe que recoge los hallazgos sobre la investigación de un gran operador de justicia del país, el exdirector de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y he dado instrucciones precisas al ministro de Seguridad (Julián Pacheco Tinoco): todo miembro de la Policía Nacional, sea agente u oficial, que supuestamente sea responsable de haber participado en este hecho delictivo y que aparezca en el informe, debe ser suspendido de inmediato y puesto a la orden de la Fiscalía y de la justicia.

Pero de igual manera debe de entregársele al Ministerio Público toda la documentación existente al respecto y para eso se tiene que asegurar cada uno de los expedientes existentes o documentos de soporte en cualquier institución u oficina del Poder Ejecutivo, particularmente de la Secretaría de Seguridad y de la Policía Nacional.

De tal manera que nadie podrá sacar información, sino más bien es para entregarla al Ministerio Público, que es el encargado jurídicamente de llevar a cabo esta investigación.

Quien no lo haga o quien quiera burlar esta instrucción, y lo que la ley indica al respecto, debe ser puesto a la orden de los tribunales como manda la ley.

Así de que total colaboración para con el Ministerio Público o cualquier entidad que esté investigando este proceso y cualquier otro, porque los policías deben de ser los primeros en dar el ejemplo como cualquiera de nosotros los servidores públicos.

Reitero: este es un parteaguas en la historia del país y es un parteaguas en la historia de la Policía Nacional.

Confío que los policías, agentes y oficiales estén a la altura del entendimiento de lo que hoy demanda la población y quien no lo esté, que mejor se haga a un lado, y que también los operadores de justicia vayan con toda la fuerza que requiera poner en la cárcel a quienes no han cumplido con su deber.

Nosotros de nuestra parte hemos dado todo el respaldo estos dos años y desde que estaba en el Congreso Nacional el andamiaje jurídico en términos de confianza, de recursos, de apoyo en términos de voluntad política para lograr una Policía Nacional que genere confianza, que dé resultados, pero obviamente a la fecha de hoy falta mucho por hacer, sin desconocer que sí hemos encontrado elementos que han querido dar ese mejor resultado.

Pero, en ese sentido, hoy tiene que ser el momento de demostrar resultados; solo eso va a generar la confianza, de tal forma que las instrucciones están dadas y en ese sentido esperamos los mejores resultados en este proceso de investigación que se está abriendo en este momento y que se está impulsando y de igual manera lo que ahora tiene que ver con el nuevo esquema de depuración y certificación policial.

Hemos demostrado en el resto de las operaciones para ir recuperando la paz y la tranquilidad que hemos avanzado bastante, claro que sí, y este no debe ser una tarea que se quede a un lado.

De igual manera les anuncio que en los próximos días estaremos planteando un esquema muy efectivo y especial con respecto al tema de la extorsión y agradezco la voluntad del presidente de la Corte Suprema de Justicia (Rolando Argueta), en quien hoy recae la administración del Poder Judicial, la notificación que me ha dado este día de la creación de los juzgados especiales contra la extorsión, y de igual manera estoy mandando una iniciativa de ley al Congreso para modificar el presupuesto del Poder Judicial, poder crear estos tribunales, estas cortes de apelaciones, y de igual manera darle todo el soporte técnico y en términos de logística para que seamos realmente efectivos en proteger a los hondureños con respecto a este delito que tanto daño nos ha hecho.


Aeropuerto Internacional de Palmerola

1logoPALMER