Tegucigalpa, 15 de abril.- El presidente Juan Orlando Hernández descartó hoy que la renuncia de Arturo Corrales de su cargo de canciller afecte el inicio de funciones en el país de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), a la que dio la bienvenida.

 

El mandatario dijo que "bienvenidos los amigos de la MACCIH; tal como lo habíamos hablado, ya ellos están aquí instalados para comenzar a trabajar con nosotros".
Ante la consulta sobre la renuncia de Corrales, quien era el principal negociador del Gobierno ante la MACCIH, el titular del Ejecutivo apuntó que "no le miro ningún problema, aquí nadie es único en el mundo".

Hernández afirmó que "estoy seguro que cualquier buen hondureño que esté allí" hará un buen trabajo; "ahora se tendrá que trabajar con los distintos poderes del Estado, con la Fiscalía particularmente; el fiscal sigue siendo el mismo".

El gobernante reafirmó que el caso de Arturo Corrales fue "bien sencillo: presentó su renuncia y yo le dije que está bien".

"Ya en su momento les diremos a qué institución va", anunció.

También alabó el actual trabajo de la Cancillería y expresó que "es una institución que está muy robustecida y está en un proceso de transición generacional, así que ese es un proceso que no se detiene; vamos a tener siempre un servicio exterior de primera", aseguró.

Agregó que "estoy contento con los resultados que he visto en los consulados, particularmente en Estados Unidos".

El mandatario invitó a los hondureños a ser veedores y auditores de ese proceso que se está dando en la Cancillería.

"Estamos avanzando de forma importante y queremos fortalecer también los otros componentes del servicio exterior", concluyó.


MICROSITIO CUMBRE DEL SICA