Gracias (Lempira), 7 de mayo. El presidente Juan Orlando Hernández y la primera dama, Ana García de Hernández, celebraron hoy el Día de la Madre en un acto en el que reconocieron la enorme labor que hacen las madres hondureñas por sus hijos.

 

Ante gran cantidad de madres y otros habitantes de Gracias, el gobernante exhortó a las mamás hondureñas a que se preocupen por sus hijos y señaló que este es el mejor momento para inculcarles buenos valores y principios para que el día de mañana sean un ejemplo digno para la patria.

En relación a algunas situaciones de seguridad en Gracias, Hernández dijo "he estado hablando con los equipos de inteligencia de la Policía Nacional y Militares por los problemas que han ocurrido recientemente en la ciudad, donde sea que estén esos picaros los vamos agarrar".

"No podemos seguir así; esa banda de dos, tres, o más que sean, son a cinco que no se les puso en orden desde chiquitos", dijo el presidente Hernández en el evento que se realizó en el Instituto Técnico Dr. Ramón Rosa.

"No permitamos que nuestros hijos se nos vayan descarriando. El hijo, cuando se lo quiere poner en orden u orientar, a veces no entiende, pero para eso es el padre y madre para orientarlos por el camino mutuo", señaló Hernández.

En ese sentido, el titular del Ejecutivo destacó que el mundo entero está viviendo una crisis por la falta de paz y tranquilidad y eso solo se puede contrarrestar "educando y formando bien a sus hijos".

Programas presidenciales
Hernández exhortó a las mujeres hondureñas a que aprovechen los programas presidenciales como Vida Mejor, que nació en Lempira con el objetivo de darle una vida digna a cada familia hondureña.

También destacó programas como Mejores Familias, Bolsas Solidarias o de entrega de becas, entre otros.
"No voy a descansar hasta que la última casa de Honduras tenga piso de tierra, tenga por lo menos piso de cemento", afirmó Hernández.

El presidente invitó a las madres a que sigan apoyando a sus hijos en la educación, porque pueden llegar a ser presidente de Honduras.

"Quiero pedirle a Dios que me las siga bendiciendo a todas ustedes. Que me les siga recordando que sus hijos serán el reflejo de lo que ustedes hagan. No olviden que por una madre es que estamos aquí y si algo es que tenemos que recordar siempre es a nuestros padres", apuntó.

El mandatario mencionó que "antes de que termine este Gobierno todas las casas de Lempira tiene que tener un ecofogón".

Un paso al frente
Por su parte, la primera dama, Ana García de Hernández, dijo que ser madre es la mayor bendición que Dios le puede dar a una mujer.

García de Hernández exhortó a que "nosotros los madres demos un paso al frente, hoy más que nunca, por nuestros hijos".

"Hoy Honduras necesita de madres que estén cerca de sus hijos, que les enseñemos valores, temor a Dios, principios cristianos para que sean hombres y mujeres de bien", concluyó.


MICROSITIO CUMBRE DEL SICA