Tegucigalpa, 10 de mayo.- El presidente Juan Orlando Hernández informó hoy que solicitó al Congreso Nacional un compás de espera antes de discutir un próximo proyecto de ley que busca prevenir y sancionar la usura, para poder investigar denuncias del sector social de la economía, sobre excesivos cobros de interés por el uso de tarjetas de crédito.

 

La espera tiene el objetivo de que sean analizados a profundidad, con la participación también del Poder Ejecutivo, ésta y otras solicitudes presentadas por los miembros de este sector económico del país.

El mandatario explicó en comparecencia de prensa en Casa Presidencial, luego de reunirse con representantes del Consejo del Sector Social de la Economía (Codesse) y con diputados del Congreso Nacional, que dará indicaciones inmediatas para que la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) se integre a este proceso de investigación.

"No es posible que existan tasas de interés arriba del 72 por ciento, tal y como nos lo han expresado los denunciantes; si esas denuncias son ciertas, es obligatorio para el Estado hacer su parte y proteger a los hondureños", manifestó el gobernante.

Problemas con Central de Riesgos

Los miembros del Codesse también plantearon al presidente su preocupación por la gran cantidad de sus miembros que se encuentran en la base de datos de la Central Crediticia de Riesgos, por lo que solicitaron que sean liberalizados de la misma, a fin de que vuelvan a ser sujetos de préstamos y así poder continuar operando, para dinamizar la economía del país.

En este sentido, el titular del Ejecutivo expresó que se deberá analizar la creación de mecanismos que permitan que los ciudadanos vayan saliendo del listado de deudores, una vez que se compruebe su disponibilidad para cumplir con los compromisos financieros adquiridos.

Asimismo; los representantes de la economía social solicitaron a Hernández la asignación de presupuesto para el financiamiento de los proyectos de economía social como vivienda, producción agrícola y fondos para las cooperativas.

Igualmente, el otorgamiento de préstamos, a través del programa Crédito Solidario, para las empresas de la economía social, para lo cual el mandatario instruyó a las autoridades correspondientes para que atiendan a la brevedad este particular.

Impuesto por marchamo debe ser compartido

Por otro lado, los dirigentes del sector social solicitaron al Gobierno que lo recaudado a través del denominado "Impuesto Marchamo" o sellos de contenedores, un gravamen que en la actualidad es cobrado por el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), a través de la venta de formularios de exportación, sea trasladado al Codesse para la creación y financiamiento del Instituto de la Economía Social.

En este nuevo instituto, que en palabras del gobernante "dará vida a la nueva economía del país", se estima una membresía de al menos 3.5 millones de emprendedores.

"Nosotros no podemos seguir pensando que todo este dinero que el Cohep cobra vaya exclusivamente para ellos; yo ya he hablado con los directivos del Cohep y les decía que, antes que se genere un enfrentamiento, es fundamental que parte de estos recursos que se capten vayan dirigidos al sector social de la economía", dijo el mandatario.

"Eso es fundamental para desarrollar una economía pequeña, mediana, el cooperativismo, y poderlo repotenciar", añadió.

Anuencia del presidente

Rosa Cortés, presidenta del Codesse de la región central, expresó que se sienten optimistas ante lo manifestado por el presidente Hernández, por lo que perciben su anuencia de buscar soluciones a sus problemas, tanto por el Ejecutivo, como por el Congreso Nacional.

"Es terrible lo que está pasando la población; los intereses excesivos, que llegan a la usura, nos están asfixiando. Usted paga y paga, y cuando menos acuerda está el cuentón otra vez y nunca se sale", expuso Cortés.

"Por eso queremos que se ponga un techo justo de interés y en ese sentido vemos anuencia del presidente" puntualizó la representante del sector social de la economía.


MICROSITIO CUMBRE DEL SICA