Presidente Hernández pide a empresarios no molestarse por pagar impuestos

 Recaudación fiscal sirve para financiar los programas de Vida Mejor, entre otros.

Juticalpa (Olancho), 6 de junio. El presidente Juan Orlando Hernández pidió hoy a los empresarios hondureños no molestarse por pagar impuestos, ya que con esa acción se garantizan programas como los de Vida Mejor y la generación de empleo para padres de familia con la elaboración de uniformes escolares para niños de escuelas públicas.

 

"Ya que estamos en Olancho, yo sé que hay unos empresarios que no están muy contentos; aprovechando que hoy es Día de la Libre Empresa, quiero decirles a nivel nacional que yo creo en la libre empresa, pero también creo en la libre empresa que también se preocupe por sus trabajadores", señaló Hernández en el acto de entrega de beneficios de Vida Mejor en Juticalpa.

El mandatario reafirmó que "creo en la libre empresa que se preocupe por la comunidad donde está instalada la empresa, aunque no trabajen para él".

"Pero en esto también todos los que tenemos la oportunidad de tener algún nivel de éxito profesional, económico, tenemos que ser solidarios con la comunidad y con el país y para eso está el sistema de los impuestos", acotó.

Lamentó el titular del Ejecutivo que "hoy se me quejaban unos empresarios en los medios de comunicación y yo quiero decirles hoy (que hay que) pagar los impuestos para que todos estos hermanos aquí, en este salón (microempresarias y beneficiarias), tengan los programas de Vida Mejor".


Agregó que "eso es una obligación y nosotros tenemos la obligación de que se administre de la manera más correcta posible".

El presidente Hernández consideró que "no hay posibilidad de que una empresa sea exitosa en el tiempo en un país fracasado y el empresario que pague bien sus impuestos no solamente va a estar bien con el Estado y con su comunidad, sino que también está haciendo algo que trasciende más allá de lo material".

Hay que decirlo

El titular del Ejecutivo les pidió perdón a los empresarios, "pero ni modo, tengo que decirlo: algunos estaban acostumbrados a contratar con el Estado, como ha sido esta carretera de Olancho, que pasaba el tiempo, nunca la terminaban, no avanzaban".

"He venido tres veces, sin que nadie se dé cuenta, y finalmente miré esta última vez, el día viernes, ya avances importantes", apuntó.

Aceptó que "me preocupé porque no miré a nadie trabajando; llamé a la empresa y me dijeron que 'hoy le dimos día libre a los trabajadores porque ayer les pagamos'; eso lo acepté".