Presidente Hernández e iglesias evangélicas es unen en oración por Honduras

Tegucigalpa, 7 de junio.- El presidente Juan Orlando Hernández participó hoy de la jornada de oración denominada "Por una América con Honra-Honduras, Firmes y Adelante", donde destacó que atender a la persona humana es el objetivo primario de su Gobierno y reafirmó que la depuración policial "es indetenible".

 

El evento se desarrolló desde las 5:00 de la mañana en el área frontal de Casa Presidencial, con la participación de miembros de las iglesias cristianas organizadas en la Confraternidad Evangélica de Honduras, liderados por el pastor Evelio Reyes, de la Iglesia Vida Abundante.

La primera dama, Ana García de Hernández, ministros y otros funcionarios del Gobierno también participaron en la jornada de oración.

"Me siento, como ciudadano, contento, porque ustedes salen de las paredes de su iglesia y van y promueven el cambio", expresó el gobernante y reconoció el apoyo brindado por los líderes religiosos cuando al inicio de su Administración decidió atacar de frente el tema del narcotráfico y el crimen organizado.

De igual manera recordó el respaldo otorgado por los cristianos evangélicos porque desde su gestión al frente del Congreso Nacional, en el cuatrienio anterior, lo apoyaron en la reestructuración del sistema educativo, lo cual ha permitido establecer un orden que ha logrado la impartición de al menos 200 días de clases anuales, en los últimos años.

"Eso es una ciudadanía activa, es desafiar lo que no está bien, decir las cosas por su nombre y decir también a qué es lo que se aspira; así se construye patria", destacó el mandatario.

Agregó que "nosotros creemos, por principio cristiano, que en la labor del Gobierno debe estar presente el objetivo primario de atender a la persona humana, porque ante Dios todos somos iguales".

Debido a lo anterior, el Estado está obligado a apoyar a todas las personas que están viviendo en condiciones no aptas para un ser humano, a efecto de generarles un mínimo de dignidad como personas, añadió el gobernante.

Resultados y rendición de cuentas

"Estamos en la obligación de dar cuentas de cómo se administran las cosas, pero también tenemos que entender que aquí todos tenemos que vivir bajo reglas y todos tenemos que cumplir nuestros deberes", manifestó el titular del Ejecutivo.

En este sentido, ejemplificó que, si bien es cierto que no es agradable despedir a trabajadores, sean del sector privado o público, tampoco se podía seguir con las prácticas de tener en una institución a cinco personas o más para una sola función laboral que puede ser desempeñada por una persona, porque no es ético, ni moral, y va en detrimento de los dineros que le pertenecen a la población.

Hernández sugirió además, a todas iglesias del país, autoanalizarse para descubrir por qué Honduras se convirtió en el pasado en el país más violento del mundo, de lo cual hubo una corresponsabilidad de los gobiernos, pero también de los ciudadanos.

"¿Por qué llegamos a tener tantas instituciones inoperantes?, ¿por qué estamos depurando la Policía y reestructurándola? Revísemoslo para que no volvamos a caer en eso", recalcó el presidente, al tiempo que reiteró todo el respaldo al pastor Alberto Solórzano y al resto de la comisión depuradora de la institución policial, a efecto de lograr los objetivos trazados.

"Les repito, a los que piensan que con amenazas van a detener este proceso: eso es indetenible; tenemos derecho a vivir en paz y tranquilidad y para eso es necesario una Policía honesta y certificada", acentuó el jefe de Casa Presidencial.

Diálogo pese a las diferencias

El gobernante dijo que es importante que las iglesias dialoguen con el liderazgo político del país porque, al margen de cualquier diferencia, se deben tener temas comunes, unánimes, como el buen manejo de las finanzas públicas, por ejemplo.

"Nosotros, al tener el privilegio de servirle al país desde estas posiciones, somos los primeros obligados en dar el ejemplo, porque el país solo se puede sacar adelante trabajando y trabajando", aseveró Hernández.

"Un presidente no puede cansarse porque al final tenemos la responsabilidad de dar el ejemplo y ustedes como iglesia también dan el ejemplo", manifestó.

Añadió que los hondureños nunca deben olvidar de dónde vienen para establecer una hoja de ruta que permita definir el camino hacia el futuro.

En ese sentido informó que a la brevedad se estará socializando con las iglesias el Plan Honduras 20/20, con el que se pretende generar 600,000 empleos en cinco años, a través de la repotenciación de seis áreas de la economía nacional.

De igual manera se socializará el Plan de Manejo del Agua, Bosque y Suelo, porque "con esto del cambio climático, si no lo entendemos y si no cambiamos la forma de vivir y de actuar, estamos nosotros generándonos un tremendo daño", dijo.

El mandatario les solicitó a las iglesias que analicen estos dos aspectos para que por primera vez Honduras tenga una visión, una planificación, una hoja de ruta que permita mantener el trabajo disciplinado, "porque ningún país de la noche a la mañana se ha convertido en próspero".

"El país está en una ruta de crecimiento positivo, pero no sólo lo va a lograr el Gobierno, sólo somos una pequeña parte, necesitamos del concurso de todos para lograrlo", agregó.

"Probablemente no todos compartan mi pensamiento o la forma de enfrentar los problemas del país, pero no tengan la menor duda que, pese a que podré equivocarme, mi aspiración es convertir a este país en una nación diferente", afirmó.

Alerta a los cristianos

El pastor de la Iglesia Vida Abundante, Evelio Reyes, afirmó que la iglesia no es el templo, sino que es el pueblo de Dios, los guardianes de la verdad, la fuerza transformadora de la vida humana y su entorno.

"En el cielo no hay pobreza, enfermedad, ignorancia, inseguridad, violencia, abusos, injusticias; tampoco queremos que lo haya en Honduras, es nuestra decisión ser fieles y hacer bien nuestro trabajo para que Honduras sea de verdad un cielo", expresó el líder religioso.

"Como pueblo de Dios no dejaremos que gente sin Dios y sin ley nos gobierne, legisle y diseñe nuestro presente y futuro; no cederemos autoridad, continuaremos recuperando lo perdido y consolidando lo recuperado, no solo por nosotros sino por todas las generaciones por venir", dijo.
Reyes alertó a los cristianos para identificar lo que llamó trampa y engaño; "estamos ante un vandalismo cultural que pretende arruinar años y siglos de moral, buenas costumbres, rectas tradiciones y verdades trascendentes", enunció.

"Por nuestro futuro, los exhortamos a todos los cristianos a participar activamente en los asuntos públicos, no aplaudamos, no celebremos, tampoco votemos por aquellas propuestas y personas que van en contra de los valores y principios bajo los cuales queremos vivir", puntualizó el pastor Reyes.