Conatel cuenta con una certificación de talla mundial

Tegucigalpa, 13 de junio. La representante del Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec), Sandra Velásquez, afirmó hoy que la certificación entregada por ese organismo a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) es de talla mundial y es el ejemplo de que en Honduras sí se pueden hacer las cosas bien.


Velásquez, a nombre de Icontec, entregó hoy en un acto celebrado en Casa Presidencial la certificación ISO 9001-2008 a Conatel, como una entidad que "aplica para el sistema de gestión de la calidad implementado para las actividades de atención al ciudadano, otorgamiento de títulos habilitantes del servicio de telecomunicaciones móvil, marítimo".

"Este es el alcance que tiene la certificación, pero durante tres años estaremos analizando y supervisando el cumplimiento de estos requisitos de esta forma internacional. Además, podemos ampliar su sistema de gestión y los procesos que hasta ahora no hayan sido considerados", dijo Velásquez.

"Las partes interesadas son la base del éxito y el mejor camino hacia la excelencia de todas las entidades que tienen a su cargo sus sistemas de gestión por calidad", apuntó la representante de Icontec ante el presidente Juan Orlando Hernández, funcionarios de gobierno, miembros del cuerpo diplomático y sociedad civil, entre otros sectores.

El reto actual de las instituciones es aumentar la competitividad, y la mejor herramienta es la incorporación de estos sistemas de calidad que le permiten mejorar de manera integral, y de manera consistente y estandarizada, tanto los productos, así como los servicios que están ofreciendo, dijo Velásquez.

Señaló que "bajo una dirección dinámica y comprometida, estos sistemas para que funcionen deben estar (conducidos) desde la alta dirección" y debe haber "compromiso y apoyo en el tema de la calidad, de manera que se mantenga esta calidad a través del tiempo".

La representante de Icontec dijo sentirse muy complacida "porque instituciones del Estado como Conatel hayan tomado esta decisión" de someterse a un proceso de certificación de calidad.

"Quienes piensan que las certificaciones no pueden llegar a las instituciones del Estado, están equivocados, porque es para todo tipo de entidades de cualquier sector", dijo Velásquez.

Agregó que "creo que en este momento Conatel debe ser el ejemplo que sí se pueden hacer bien las cosas y que se van a mantener comprometidos con el sostenimiento de su certificado".

Añadió que al aplicar estos sistemas de calidad se reciben beneficios, específicamente, en el incremento de eficiencia y la eficacia, de la productividad, de la reducción de costos y operaciones y, sobre todo, en la mejora de la competitividad.

Conatel cuenta con una certificación de talla mundial

Velásquez refirió que es imposible separar la calidad de humana de la calidad de las instituciones; por eso la dedicación y el compromiso se convierten en la mejor forma para que colaboradores y directivos correspondan a los requerimientos de los clientes.

"Les felicitamos por haber implementado el Sistema de Gestión de la Calidad; a partir de hoy cuentan con una certificación de talla mundial, hoy pueden sentirse orgullosos y contentos de tan importante logro", aseveró Velásquez.

Es un hito

Mientras tanto, el encargado especial de Conatel, Ebal Díaz, manifestó que "es un hito en el país que una institución pública tenga esta certificación, sobre todo, porque responde a una visión estratégica del presidente de la República, Juan Orlando Hernández".

Expuso que el hecho de que Conatel dé el primer paso en lograr el reconocimiento y esta certificación "es romper paradigmas y marcar el camino que sí se pueden hacer las cosas bien".

Es una certificación de Conatel en la que la entidad se compromete a cumplir estándares internacionales de servicios, gestión, administración, de atención al ciudadano para poder obtener ese certificado internacional, expuso Díaz.

Enfatizó que Conatel es el primer ente del Estado de Honduras certificado en materia de prestación de servicios y ahora el reto pasa por mantener el certificado en los próximos tres años.