Índices de violencia siguen a la baja: Presidente Hernández

Tegucigalpa, 2 de enero. El presidente Juan Orlando Hernández destacó hoy, en conferencia de prensa en Casa de Gobierno, que por tercer año consecutivo la tendencia de los índices de violencia se ha mantenido a la baja.

“Desde el 2013 para acá la tendencia a la reducción de la actividad delictiva sigue siendo una constante, obviamente que quisiéramos avanzar mucho más en algunos aspectos”, resaltó el mandatario.

Aceptó que la reacción del mundo criminal, ante las medidas de seguridad ejecutadas por el Gobierno, se tenía que esperar.

“Y este año 2016 que pasó, probablemente por la movilización que comenzamos a hacer de los principales cabecillas de maras y pandillas que operaban desde los centros penales hacia la cárcel de El Pozo, eso trajo reacciones”, señaló.

El titular del Ejecutivo comentó que esas reacciones se han traducido en luchas entre las diferentes bandas, pero también a lo interno de cada una de ellas por liderazgos, por control de la organización o de territorio, por lo que se vio en el 2016 un número importante de hechos lamentables que se conocen como masacres.

“Sin embargo, y a pesar de eso, la tendencia se mantiene ligeramente hacia la baja (en) los índices de violencia”, insistió.

Consideró que estos hechos delictivos tienen varias connotaciones, entre ellas que el paso de la droga por el país también genera una confrontación a lo interno de las bandas criminales que se dedican a este tipo de menesteres.

Pese a lo anterior, anunció que “la ruta sigue su curso y este año (2017) se va a caracterizar por el inicio del proceso de consolidación del nuevo sistema carcelario o penitenciario del país”.

Hernández advirtió que también habrá que esperar reacciones, “obviamente esperando que eso no detenga en ningún momento lo que hay que hacer” para enfrentar a los grupos criminales.

Datos de Fusina

El presidente Hernández detalló que los reportes de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) son reveladores, “con alrededor de 12,000 detenidos por diferentes delitos; 3,412 detenidos por tener orden de captura; 1,188 por tráfico de drogas; nueve entre extraditados y quienes se entregaron por la presión de autoridades hondureñas y de autoridades de otros países”.

Asimismo, “803 kilos de cocaína decomisados; 36,000 libras de marihuana; tres narco-laboratorios destruidos; 70 bandas desarticuladas; 85.3 millones de lempiras decomisados”.

El mandatario apuntó que en el combate de uno de los delitos que más golpea a la gente, como es la extorsión, también se ha ido mejorando y avanzando, aunque los desafíos han sido enormes, pero la Fuerza Nacional Antiextorsión reportó que ya el pueblo hondureño ha dado ese paso de denunciar.

Detalló que se recibieron 1, 147 denuncias y se ejecutaron 677 detenciones que tienen que ver con el delito de la extorsión.

Agregó que alrededor de casi 70 millones de lempiras se evitaron pagar en concepto de extorsión.
Hernández reconoció que “hemos avanzado, pero falta mucho. Creo que hemos avanzado más acelerado que Colombia, que le llevó 12 años; sin embargo, reconocemos que falta mucho y no podemos retroceder un tan solo milímetro”.